Un policía de Motril, novena víctima mortal del coronavirus en Ceuta tras semanas de UCI

El barrio de Santa Adela despedirá a Antonio López, de 63 años de edad, hoy a las 19. 30 horas en la parroquia.

Motril y el barrio de Santa Adela lloran la muerte de Antonio López, vecino de 63 años de edad. Antonio se fue con las botas puestas tras varias semanas luchando por su vida en la UCI del hospital universitario de Ceuta y es la novena víctima mortal que ha dejado el coronavirus en la ciudad autónoma desde el inicio de la pandemia. El hombre, que era Policía Nacional, se contagió, según apuntan sus familiares, mientras trabajaba custodiando los calabozos de la comisaría ceutí, lugar en el que estaba destinado desde el pasado mes de junio, e ingresó en el centro hospitalario el 31 de agosto hasta que un fallo multiorgánico provocado por el virus apagó su vida el sábado por la tarde .

«Le quedaban sólo dos años para jubilarse y volver a casa, a Motril, para ver crecer a sus nietos. Quiso irse a Ceuta para tener una jubilación digna y nuestros últimos días con él han sido tras el cristal de la UCI. No nos lo podemos explicar. Tenía problemas con el azúcar, pero no presentaba otras patologías», lamenta Lidia, su hija. López ha vestido el uniforme de la Policía Nacional durante 41 años. El País Vasco, la prisión de Alcalá Meco, El Ejido o Motril han sido algunos de los lugares donde ha prestado servicio y en los que se ha ganado, además del cariño de todos sus compañeros, el sobrenombre de 'Antonio, el cocinero'. El agente se dedicaba a prepararle la cena a sus compañeros cuando terminaba el turno y «era feliz» cada vez que cogía un cucharón, razón por la que preparaba paellas para todos los vecinos en las fiestas patronales.

«Era demasiado bueno, noble y atento. Se preocupaba mucho por los demás. Recuerdo que estuvo durante dos meses llevando comida a una compañera que estaba de baja. Cogió el amor por la cocina de nuestros padres, que eran propietarios del chiringuito El Dorado», cuenta Ángeles López, la menor de los siete hermanos. «La última vez que pude hablar con él fue para pedirle una receta y me dijo que nos veríamos pronto en el bautizo de su nieto. Fue mi padrino de bautismo y un padre para mí. Se empeñó en que me bautizaran y fue él quien le pidió fecha al sacerdote porque mis padres estaban ocupados con tan sólo 12 años, cuando vivíamos en Francia», rememora. «La pandemia ha retrasado el bautizo de su nieto y él estaba ansioso con poder reunir a toda la familia. Esperamos poder hacerlo pronto por él», añade.

Ayer se trasladaron los restos mortales de Antonio hasta Motril. Hoy su mujer, sus dos hijos y sus allegados despedirán al policía en la parroquia de Santa Adela a las 19. 30 horas. «Agradecemos el apoyo que nos han brindado sus compañeros y el trato que ha recibido en el hospital de Ceuta. Los médicos se volcaron por ayudarle el tiempo que estuvo ingresado y han llorado su pérdida con nosotros. Ha sido duro despedirse a través de un cristal, pero hemos tenido una opción que muchas familias no han tenido», manifiesta su hija. «El virus ya ha arrebatado muchas vidas y es necesario que sigamos siendo responsables para salvar todas las que podamos», concluye.

https://www.ideal.es/granada/costa/policia-motril-novena-victima-coronavirus-20200915194712-nt.html

Fecha: 
Martes, 15 Septiembre, 2020 - 14:15
FechaCaducidad: 
Jueves, 15 Octubre, 2020