Las concentraciones de jóvenes en la calle disparan las llamadas a Policía Local

El cuerpo policial admite que no pudo atender todas las quejas por ruidos en viviendas y botellones de la noche del viernes al sábado y que reforzarán la presencia en la calle los fines de semana.

Fin de curso, fiestas de graduación y buen tiempo. Una combinación explosiva que invita a llenar las calles de vida nocturna. El pasado viernes por la noche fue de récord en la ciudad. La Policía Local recibió decenas de llamadas por «botellones y ruidos molestos en viviendas». En concreto, durante esa noche del viernes llegaron a la centralita del 092 hasta 176 avisos, cuando lo normal es que se queden en una tercera parte. Así, el parte policial de esa noche, al que tuvo acceso este periódico, ya apunta que no se pudieron atender todos los requerimientos «debido a la escasez de unidades operativas, por lo que se tienen que priorizar los servicios». A partir de este próximo fin de semana está previsto que se refuerce la presencia de agentes en la calle para atender las llamadas. En ese mismo documento se precisa que hubo diez denuncias por hacer botellón en la vía pública.

El jefe de la Policía Local, José Antonio Moreno, explicó ayer a este periódico que están detectando «mayor número de personas que se están intentando concentrar en distintos puntos de la ciudad relacionados con las graduaciones». Moreno señaló que ha dado orden para que «este fin de semana próximo y hasta que acabe el curso universitario, se incremente la presencia en la calle» para evitar que estas reuniones deriven en problemas ciudadanos o botellones.

Fines de semana

El máximo responsable de la Policía Local admitió que los fines de semana se registran muchísimas actividades y que no se atendieron el cien por cien de las incidencias. Sin embargo, matiza que se acudió «a muchas de ellas» y al llegar comprobaron que «no había la concentración de personas que decían en la llamada ni estaban de botellón». Moreno explica que el buen tiempo y las fiestas de graduación han provocado «este pequeño repunte de concentraciones» de jóvenes, aunque, «se disolvían al llegar los agentes», según señaló el jefe del cuerpo policial.

En la noche del viernes se pusieron diez denuncias por hacer botellón en la calle

En otros puntos a los que no llegaron en su momento, acudieron horas después, sin encontrar restos de botellón, según señalaron fuentes policiales. En cualquier caso, el jefe de la Policía Local admite que se hará un «sobreesfuerzo para controlar ese repunte de gente joven, relacionado sobre todo con las graduaciones, para que haya presencia permanente en la calle».

176 llamadas recibió la Policía Local en la madrugada del viernes, el triple de la media habitual.

Moreno apunta que desde que se cerró el botellódromo y pasó a estar prohibido en toda la ciudad, la Policía Local ha tenido que hacer un «esfuerzo grandísimo», aunque se mostró «sumamente contento porque la tendencia es magnífica».

Durante el pasado viernes por la noche se registraron en la centralita del 092 hasta 176 llamadas de requerimientos. En ese total se incluyen todo tipo de llamadas, desde las de ruidos por fiestas en viviendas, a los atestados de tráfico o riñas en la calle. Los agentes de servicio hicieron más de ochenta servicios. Fue una noche que superó las previsiones habituales, que pueden rondar las cincuenta llamadas de media, según señalaron desde la propia policía.

10 denuncias por hacer botellón en la vía pública se impusieron en esa noche del viernes al sábado.

Este último fin de semana, estaban operativos seis coches del 092, y cuatro de las patrullas de barrio. Hubo también dos coches más del grupo de Atestados, que atienden las incidencias de tráfico. Además, trabajan por la noche unidades del grupo de Medio Ambiente, que suelen trabajar de paisano para vigilar los horarios de cierre de establecimientos o si se cumplen las limitaciones de ruidos, entre otras atribuciones. Pero no fue suficiente.

Sacromonte

El vicepresidente de la asociación de vecinos del Sacromonte, Fran Ballesteros, apunta que en su barrio sí detectaron más presencia de jóvenes que otras semanas. «Al problema de tráfico que tenemos habitualmente se sumó este fin de semana mucha gente en la calle», explica el portavoz de la asociación vecinal. En concreto, la mayor concentración de jóvenes se produjo al principio del Sacromonte, junto a una conocida discoteca, en la que tuvieron que hacer cola para entrar. El vicepresidente asegura que los vecinos llaman porque estas aglomeraciones suelen llevar aparejados ruidos y molestias para los residentes, pero no se paran a mirar si están bebiendo o no.

De forma puntual

Ballesteros señala que el fin de semana ha sido excepcional: «Hacía tiempo que no teníamos un pico de gente así, y lo de este fin de semana parece algo puntual». Desde esta asociación apuntan también que se están detectando también intentos de botellón o aglomeraciones de jóvenes por las noches en la zona de San Miguel Alto y en otros puntos de la muralla.

En el Sacromonte detectaron más gente que otras noches del fin de semana

Sin embargo, desde las dos asociaciones de vecinos del Albaicín no han detectado más problemas de lo habitual en su barrio. Lola Boloix, presidenta del Bajo Albaicín, apunta que no les han llegado quejas de los vecinos por un movimiento inusual de gente en el barrio. Antonio Jiménez, de la asociación del Albaicín, tampoco ha recibido aviso ni alertas de los residentes.

Para este fin de semana, Policía Local debería sacar a la calle más agentes para poder acudir a todas las llamadas y evitar que esas concentraciones deriven en los no deseados botellones.

http://www.ideal.es/granada/201705/31/concentraciones-jovenes-calle-disparan-20170530002302.html

Fecha: 
Miércoles, 31 Mayo, 2017 - 18:30
FechaCaducidad: 
Lunes, 31 Diciembre, 2018